Cómo construir un Producto Mínimo Viable. Tercera parte.

Estoy llegando al final de mi historia acerca de cómo crear un PMV. Esto quiere decir que ya estamos cerca del lanzamiento y que pronto podréis disfrutar de nuestra plataforma. No os diré que estoy apenada porque no sería cierto y, en el fondo, estoy deseosa de que veáis el resultado de meses de duro trabajo. Sin embargo, un sin fin de mariposas en el estómago me recuerdan que esto no es más que el principio de una evolución continua de un producto al que consideramos prácticamente nuestro hijo. Que crecerá y dará sus primeros pasos. Que empezará a hablar titubeante y que finalmente irá a la universidad, se hará mayor y se irá de casa. Entonces podremos decirnos a nosotros mismos que hemos hecho bien las cosas.

BePoppins

¿Pero cómo están las cosas ahora mismo? Tras pegarnos con la FTP, empresas de gestión de dominios, WordPress, Hojas de Estilo y una multitud de herramientas, nos hemos atascado. Pensaréis que es algo malo haber llegado a este punto y sin embargo no lo es. Actualmente estamos en la fase que a mí me gusta denominar “Pon un programador en tu vida”. Con lo que sabemos hemos llegado hasta aquí, ahora toca hilar fino y retocar pequeños detalles que tal vez a simple vista parecerían irrisorios pero que son cruciales para el buen funcionamiento del negocio. Nuestros conocimientos de programación actuales no son suficientes para llevar a acabo ese trabajo así que esta semana tomamos la decisión de meternos en odesk.com y contratar a un programador.

Odesk es una plataforma fantástica en la que cuelgas un anuncio, estableces un precio/hora y programadores de todo el mundo contactan contigo para ofrecerte sus servicios siempre que les encaje tu oferta. Nosotros hemos tenido la suerte de conocer a Amrinder y va a ser él el encargado de ultimar los detalles para que pronto podamos decir que nuestro hijo ha venido al mundo sano y salvo.

Con todos mis posts acerca de PMV, quiero transmitiros que lanzar un producto al mercado sin tener conocimientos técnicos es algo factible. Nosotros estamos cerca de conseguirlo y os puedo asegurar que ninguno de los dos tenemos ni idea de programación. Bueno, hemos ido aprendiendo algunas cosas por el camino pero ha llegado el momento en el que necesitamos ayuda de un profesional.

Creo firmemente que este proceso, que está llegando a su fin (al menos por el momento) es un camino de valientes. Coger al toro por los cuernos y enfrentarte al mundo de la programación sin apenas saber nada de él, llorar y reír, alegrarte y desesperarte, sufrir y disfrutar, es parte del proceso de formación que tiene que pasar todo emprendedor. Quizás lo fácil hubiera sido contratar a alguien desde el minuto uno y esperar los resultados pero eso no nos hubiera dado el background que tenemos actualmente, ni probablemente fuéramos capaces de conocer tan bien las limitaciones de nuestro producto y cuáles son los próximos pasos en la evolución del mismo.

Si estás leyendo esto y sientes que en estas palabras hay un poco de ti, sólo te quedan dos cosas: Ultimar detalles y que la fuerza te acompañe.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s