Cómo puede la animación sociocultural ayudar a los más pequeños

Me llamo Elmira y soy animadora sociocultural y actriz.

Impulsada por mi madre comencé a recibir clases de interpretación. Esto me ayudó a adquirir las habilidades sociales necesarias para superar algunos de los conflictos de integración que viví durante mis primeros años de escolarización. Como consecuencia de ello no dudo en la eficacia de la actividad teatral tanto para niños como para adultos en su inserción social positiva  en diferentes ámbitos de su vida cotidiana.

biblitecapublica

Con el paso de los años fui observando cómo muchos pasaban por lo que pasé , y decidí estudiar animación sociocultural, para saber cómo podía echar una mano a esos niños, tanto a los que no eran aceptados, como a los que no aceptaban. Realizar el ciclo me ayudó mucho a entenderlos y a acercarme a ellos de una manera más lúdica; el teatro también me ayudó mucho, ya que gracias a él he podido descubrir muchas cosas en los pequeños que no muestran diariamente.

La animación  y el teatro me han demostrado ser la mezcla perfecta para ayudar a los niños con los que he trabajado, a superar las confusiones y tristezas mediante actividades diversas. Hacerles disfrutar con un simple cuento donde se sientan identificados, unos juegos que les unan, o algún taller que les ayude a aceptar las diferencias.

Así que, sin darme cuenta estaba contribuyendo de alguna manera a la integración de los menores en todos los aspectos. Entendí que mediante la actividad lúdica el niño y niña enfrenta muchos obstáculos del día a día. Es importante el crear y trabajar en grupo sin tener en  cuenta de donde vengas o el aspecto físico que tengas.

La animación sociocultural subraya la importancia de la elección individual, el desarrollo de la creatividad, la crítica de una manera constructiva, la autonomía, la actitud positiva hacia los demás, el trabajo en equipo y el fomento de otras habilidades sociales (la asertividad, la autoestima, la inteligencia emocional, expresar afecto, resolver el miedo, la autorecompensa o emplear el autocontrol). Todo esto se puede conseguir en animación de cumpleaños, campamentos, excursiones, talleres de manualidades… Por ejemplo el cuentacuentos propone una historia de una manera dinámica y divertida con múltiples recursos específicos destinados a mantener la atención de los niños (teatro, onomatopeyas, mimos, modulaciones de voz); presenta una historia que permite dar soluciones a los dilemas diarios que suelen tener los niños permitiéndoles comprender la utilidad de dichas habilidades sociales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s